Conecta con nosotros

Recintos

[UNA BUENA IDEA] Presentan proyecto de ordenanza para premiar a quienes donen plasma voluntariamente

La iniciativa corre por cuenta de la edil Candela Correa, y es simple: un trato win-win entre quienes donan plasma y el municipio.

Publicado

el

Aunque algunos medios jugaron a ser tendenciosos, se debe reconocer una buena idea y de ser posible apoyarla. La situación de pandemia es complicada y es público que los tratamientos con plasma pueden llegar a ser beneficiosos para casos complicados de coronavirus.

Candela Correa defendió su iniciativa y dijo que: “creo que lo mal interpretaron, nosotros cuando hicimos este proyecto de ordenanza, lo tomamos con mucha responsabilidad. Es muy importante tratar de motivar y estimular a la gente a que pueda donar sangre y así salvar vidas”.

El proyecto es sencillo, como deben serlo en estos casos en los que la emergencia demanda actuar con velocidad: Aquellas personas que hayan padecido coronavirus y cuya salud se los permita, en caso de donar plasma tendrán un beneficio del 30% de descuento en las tasas municipales. A este tipo de iniciativas se las conoce como “Win Win” (ganamos todos)”.

Lamentablemente diversos sectores salieron a atacar a la concejal. Algunos medios titularon “proyecto polémico”. Los mismos medios callaron cuando se hablaba de una ley nacional de OBLIGATORIEDAD de donación de plasma. Que desperdicio.

Escucha el audio con la entrevista

Sobre este punto, Correa aseguró que: “Lo mío no es una retribución, yo no estoy pidiendo que la donación deje de ser voluntaria, sino que sea (la donación de plasma) un reconocimiento a los donantes (capitalinos)”, y explicó que: “el beneficio que yo estoy pidiendo en la ordenanza, es que se le reduzca un 30% los impuestos municipales, y esto también se puede modificar en la comisión de salud”.

El reconocimiento planteado por Correa es de un 30% de descuento en los impuestos municipales, durante el término de un año, a todas aquellas personas que hayan padecido Covid-19 y estén en condiciones de donar sangre para aprovechar el plasma y que este sea destinado a los hospitales en donde sea requerido, habida cuenta que dentro de poco habrá personas que requieran un tratamiento de estas características.

El proyecto de ordenanza, que es muy práctico y fácilmente implementable, no contradice ninguna norma moral o legal. Aun así, fue menospreciado por algunos ediles. Además, desde la prensa adicta a la intendenta, se le adjudicó el carácter de “polémico”. Todo un sinsentido en el cual una buena idea, mediante la maniobra de seres oscuros, puede llegar a quedar durmiendo dentro de algún cajón del Concejo Deliberante, en el peor de los momentos.

Esperemos que el sentido común reine en este caso, ya que dentro de poco hará falta plasma. Y mientras más, mejor. Sería extraño que algún concejal quiera tener sobre sus hombros la responsabilidad de que tan preciado paliativo escasee en los hospitales públicos de la capital salteña, y todo por un par de diferencias políticas o de egos.

×