Conecta con nosotros

Sociedad

ARGENTINA: TRES de cada DIEZ pacientes de CORONAVIRUS tuvieron pérdida de olfato como primer síntoma

El conocimiento surgió de un trabajo epidemiológico que evaluó la necesidad de considerar este signo como relevante para la gente.

Publicado

el

El objetivo de este estudio fue evaluar la proporción de pacientes conCOVID-19 que presentan pérdida de olfato o de gusto en la Argentina. La convocatoria a participar se realizó en hospitales públicos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y las provincias de Buenos Aires, Chaco, Río Negro y Santa Cruz. La muestra no es representativa de la población argentina, aunque incluya pacientes de regiones diversas del país.

La pérdida del olfato junto con la pérdida del gusto no son síntomas frecuentes en el contexto del resfrío común ni de la gripe; sin embargo, se ha descrito como síntoma frecuente en pacientes con COVID-19. La causa más común de pérdida permanente del olfato de causa súbita es una infección viral. Hay pocos estudios que han evaluado la recuperación del olfato en pacientes con disfunción olfativa por COVID-19 y los que lo hicieron, consideraron períodos de seguimiento cortos.

La detección rápida de la pérdida de olfato y, a continuación, el aislamiento de los pacientes con COVID-19 sin otros síntomas contribuyen a disminuir el riesgo de trasmisión comunitaria. Para ello, es necesario contar con un instrumento adaptado a la población argentina para evaluar la pérdida de olfato y gusto, realizable en el domicilio y de bajo costo.

Si bien en la mayoría de los casos la recuperación olfativa o gustativa ocurre de manera espontánea, cuando esto no sucede, el entrenamiento olfativo es la única opción terapéutica cuya eficacia ha sido comprobada. Se recomienda este tipo de terapia cuando el olfato no se recupera dentro del mes de ocurrir su pérdida.

Por qué hicimos este trabajo

En la Argentina, no se conocen estudios realizados sobre la proporción de pacientes con COVID-19 que presentan disfunción olfativa y gustativa. El objetivo de este trabajo fue evaluar la proporción de pacientes con COVID-19 que presentan pérdida de olfato o de gusto.

Los autores de este trabajo pertenecemos a la Asociación Red Olfato Argentina & Smell Training (AROAST), una entidad civil sin fines de lucro. Está integrada por médicos otorrinolaringólogos independientes, y formaron parte del Grupo Ad Hoc de Conocimiento en Olfato de la Red de Investigación Traslacional en Salud del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina, compuesto por especialistas de otras áreas. Dentro de AROAST están desarrollando el Test de Identificación de Olores de la Argentina, para continuar con el estudio de estos síntomas como marcadores tempranos de esta enfermedad.

Cómo fue la investigación

Se basó en una encuesta anónima y en línea sobre percepción de disfunción olfativa y gustativa en pacientes residentes en la Argentina, mayores de 18 años, con diagnóstico de COVID-19 confirmado por PCR.

Se invitó a participar a personas que asistieron a las siguientes instituciones: Hospital General de Agudos “Dr. Teodoro Álvarez” (CABA), Hospital Interzonal de Agudos “Luisa C. de Gandulfo” (Lomas de Zamora), Hospital Central de San Isidro “Dr. Melchor Posse”, Hospital Julio C. Perrando (Resistencia-Chaco), Hospital SAMIC El Calafate (Santa Cruz) y el Policlínico Modelo de Cipolletti (Río Negro).

Participaron 241 pacientes, 79% informó pérdida de olfato y 54%, de gusto. En el 32% de los casos, la pérdida de olfato fue el primer síntoma. La proporción de hombres y mujeres que informaron pérdida olfativa fue similar y lo mismo ocurrió en relación con la pérdida de gusto.

La conclusión

Se ha observado un alto porcentaje de pacientes con COVID-19 con déficit de olfato y gusto en la población de esta muestra. La detección oportuna y la comprensión del síntoma son fundamentales en este contexto, ya que pacientes con anosmia de inicio repentino como único síntoma, sin causa que lo justifique, son considerados portadores sintomáticos de la enfermedad y pueden propagarla. Se aconseja su aislamiento preventivo.

Entre los autores están Andrea Cruz, Médica Especialista en Otorrinolaringología, Gilda Garibotti, Doctora en Estadística, Karina Piccilli, Médica Especialista en Otorrinolaringología, Marcela Abdelnur, Médica Especialista en Otorrinolaringología. Leonardo Gondou, Médico Especialista en Otorrinolaringología, Luciano Pérez Tajan, Médico Especialista en Otorrinolaringología, Mariano J. Bo, Médico Especialista en Otorrinolaringología, Pablo Morzilli, Médico especialista en Otorrinolaringología y Patricia Pérez, Médica.

(*) La doctora Ana Cofré (M.N.117.124) es avezada en Patología de Olfato y Gusto. Docente materia Otorrinolaringología de la Facultad de Medicina de la UBA. Miembro de la Red Olfato Argentina. A cargo de la Dirección y Coordinación Médica de AROAST. Miembro Adherente de Capítulo de Olfato de la Federación Argentina de Sociedades de Otorrinolaringología. Miembro Activo de Sociedad Argentina de Rinoplastia Estética y Facial.

×