Conecta con nosotros

Policiales

Cajera de super fue MOLIDA a GOLPES por no querer atender a mujer sin barbijo

Sucedió en zona sudeste de la ciudad. La joven sufrió varios golpes en la cara y hasta le desgarraron el piercing.

Publicado

el

La barbarie se apoderó de Salta, y no es un eslogan. Desde un tiempo a esta parte, la violencia como respuesta a algo que no nos gusta, es el común de la regla y dejo de ser la excepción, en nuestra decadente sociedad.

La noticia nos lleva a zona sur, donde una vecina estaba atendiendo el local donde trabaja y de un momento a otro vivió lo peor en carne propia. Entre varias mujeres la molieron a golpes porque no quiso atender a una de ellas que no llevaba barbijo.

“Por un piercing me agarró a las piñas, porque no quería venderle eso. Nunca me esperé que una chica por pedirle el uso obligatorio del barbijo, que está en cárteles y dice bien que sin el mismo no se atiende, me agrediera de tal manera”, expresó la victima en comunicación con QPS. 

Asimismo, relató que había una fila que la agresora tampoco respeto. “Se hace una fila y la gente respeta su turno para ser atendido en orden. Esta chica se metió como persona en su casa y quería que le vendiera un piercing, sin el barbijo, le dije que no, que me disculpara.

Después, seguía atendiendo normal, la chica se fue y volvió con prepotencia a qué le venda si o si. Yo me mantuve firme y desde ahí le tuve miedo a que me hiciera algo, así que no le vendí. Se enojó por demás y comenzó a tirarme todas las cosas que estaban en el mostrador”, agregó.

La terrible agresión sucedió en un local frente al Hospital Papa Francisco. La damnificada pidió que por favor se haga visible esta situación debido a que ahora tiene que andar con miedo a represalias en el trabajo.

“Con bronca de querer hacerme daño “Aquí siempre vengo sin barbijo y nadie me dice nada, quien sos vos para decirme algo? Irrespetuosa hdp*” siendo que nunca le falté el respeto. Dos veces entro, me defendí y no pudo golpearme como quería por lo que su hermana, otra sin barbijo, vino y entre las dos me agarraron, por suerte dos chicos del negocio de al lado me ayudaron para que no ocurra algo peor”, dijo la joven. 

×