Conecta con nosotros

Sociedad

Construyendo SALUD, pero SIN PAGAR: EL IPS…

Explicaciones sobre la millonaria deuda del organismo con los profesionales.

Publicado

el

por @angrytwittok

La Salud, el tema que desde hace un año viene cargándose ministros suele presentarse como prioritario en la agenda de los Gobiernos. Y sabiendo que del otro lado usted espera que yo diga que eso en Salta no pasa, lo voy a hacer. Podríamos pasar horas analizando las medidas implementadas y ejecutadas por la gestión actual, si es que existiesen, pero no.

Y como vemos que no, le podría contar que hay un ministro que repite no estar abulonado pero le esquiva a la renuncia más que los funcionarios y/o diputados a recordar su pasado urtubeycista, pero quiero creer que eso el salteño promedio lo guarda en su ideario.

Hay un Instituto Provincial que dice ser de la Salud, ese que ha sido escasa noticia y tema de las redes sociales por básicamente, no pagar. Tanto el Circulo Médico como el Colegio de Odontólogos han dado a conocer que el organismo mencionado se habría olvidado de cumplir con el compromiso de pagarle a los profesionales por las practicas realizadas. Con deudas que datan desde enero, la advertencia de los profesionales es liberar el padrón y cobrar a los afiliados por cualquier tipo de práctica. Si bien la cifra varió bastante de un medio a otro, se sabe que es millonaria.

No pasó mucho para que los nutricionistas también expongan las deudas del IPS para con ellos, pero en este caso ya el bochorno trasciende hasta la navidad, pues existen deudas que datan de noviembre del año pasado. “Convengamos que la consulta la pagan a 250 pesos”, me dijo en algún lugar, alguna doctora que no tiene la suerte de depender de Salud Pública, como si lo hace la hija del actual ministro Juan José Esteban, reconocido sobreviviente del escándalo de la vacuna vip, mal llamado vacunación estratégica. Cabe señalar que Agustina Esteban es de profesión odontóloga y la pregunta que nos hacemos es ¿Le habrá pagado el IPS?

Hasta aquí está claro que Gladys Sánchez como presidenta del Instituto Provincial de Salud (IPS) es una buena empresaria de la construcción. Antes que termine de sorprenderse, le voy a recordar que la Dra. Sánchez junto a su marido integran una sociedad llamada TodoConstrucción S.R.L., como lo describió el Semanario Cuarto Poder, una modesta empresita dedicada a la construcción, venta de materiales y de huevos (sí, huevos)- que fue creada en el año 2011.

En aquella publicación, el Semanario detalla las obras que recibió esta empresa en 2014, 2019 hasta con valores actualizados al 2020, planteando una serie de incompatibilidades con la función de Sánchez, que obviamente fueron omitidas.

Pero atándonos a las costumbres, paralicemos esta obra y volvamos al IPS, pues lo importante es la Salud ¿no?

Bien, el organismo, cual maestro mayor de obras, no quiere brindar mayores explicaciones de nada. Acosada por las inquisitivas preguntas que buscaban saber la veracidad del documento distribuido por el Colegio de Médicos, la cuenta de Twitter del IPS opto por la tangente y pidió DNI, Nº de contacto y pedigrí de este pájaro servidor.

Cuesta explicarnos el porqué de los saldos impagos y más aún si pensamos en los 270.000 afiliados entre los que se destaca un cliente cautivo, todos los empleados estatales. “270 MIL afiliados, 0 clínicas”, nos contó la destacada periodista @toki_ar.

Hilando fino, el descuento de los recibos de sueldo de esta clientela es del 5,6% y paradójicamente no es considerada concretamente una obra social por lo que escapa a las directivas de la Superintendencia de la Salud. Quien cada 6 meses necesita estudios de laboratorio tiene que pagar además un considerable plus de mil pesos, pero tranquilos, a los meses, como si fueses del Colegio de Odontólogos, te devuelve alrededor de 400 pesos si tenés un poco de suerte.

Esta diferencia de cobro todos los meses, pero pago cuando tengo ganas parece ser parte de la “Carta de Servicios”. Los diputados provinciales, que ya iniciaron su período de sesiones legislativas, siguen sin pedir informes sobre el semejante atropello a profesionales de la medicina, aun cuando ya es de público conocimiento.

Entonces es ahora cuando el lector dice: “Para, algo bueno tiene que tener” y no, lamento tener que quitarle ese momento de clímax en la lectura de estas líneas, pero a la hora de brindar cobertura los reclamos tapan acequias. La falta de cobertura, amparos constantes y depósitos que cruzan la frontera de lo racional es el broche de oro de esta paupérrima prestación de un organismo provincial.

Así he visto como dan vueltas para conseguir cauterizadores, para cubrir la ligadura de trompas y porque hasta ahora nadie planteó cual es la realidad del organismo frente a la Interrupción Voluntaria del Embarazo ya reglamentada.

Si lo visto hasta aquí no le causo indigestión voy a redoblar la apuesta. Con saldos impagos desde enero y en otros casos desde noviembre, como es el caso de los nutricionistas, la presidenta del IPS no se pone colorada, ni tampoco lo hace al tener que suspender a un afiliado particular, es decir no empleado público, por deber dos meses de la preciada cuota con la que el IPS también engrosa sus arcas.

Es sorprendente ver la condena (merecida) que recibió el ANSES por la espantosa administración que tuvo que salir corriendo luego de que Fernanda Raverta decida intervenir las UDAI Sur y Norte, mientras el IPS con la constructora al frente pasa desapercibida entre deudas e incumplimientos prestando uno de los más precarios servicios que presta el Gobierno Provincial, lo cual es decir muchísima.

×