Conecta con nosotros

Nacionales

Coronavirus: Nación intervino la venta de respiradores

Mediante una nota, el ministro de Salud Ginés González García se dirige ala empresa Tecme, avisandolé la decisión del estado.

Publicado

el

En un paso más para centralizar los recursos disponibles en el marco de la crisis sanitaria, el Gobierno dispuso la interrupción de la venta libre de respiradores fabricados en el país.

Así lo confirma un documento que se difunció durante el día de hoy. La información, además, fue corroborada con diversas fuentes del sector privado sin contacto entre sí.

La mayor fábrica de respiradores del país es Tecme, ubicada en Córdoba. Anteayer, la compañía recibió una nota firmada por el ministro de Salud, Ginés González García, que establecía nuevas pautas para la venta de esta clase de artefactos médicos, muy demandados en la actualidad debido a la pandemia del coronavirus.

González García se dirige en la nota a Ernesto Mañá, directivo de Tecme, como autoridad de aplicación del Decreto 260, que le permite determinar la distribución de insumos críticos para la atención de la emergencia sanitaria. Así, le informa que “esa empresa no podrá comercializar o entregar equipamiento a destinatario alguno, sin la previa intervención de esta cartera del Estado”.

En el renglón siguiente, González García advierte que “el incumplimiento de la obligación señalada precedentemente dará lugar a la aplicación de las penalidades correspondientes”.

Algo similar pasó con respiradores comprados por Salta

Fuentes cercanas a la compañía confirmaron la existencia de la nota y la prohibición. La empresa está analizando alcance y consecuencias, al tiempo que hace esfuerzos para cumplir con la demanda de su equipamiento.

En el entorno de González García confirmaron la existencia de la nota a Tecme. Sostuvieron que había unos 3500 respiradores en juego, de los cuales más de 2000 habían sido solicitados por el sector público, mientras que el resto iría al sector privado.

Tras la nota del ministro, todos quedarán en la órbita del Gobierno para usarlos “de manera equitativa y regular el uso de un insumo crítico en esta situación de pandemia”.

Además Producción, a cargo de Matías Kulfas, le dio incentivos a Tecme para aumentar la producción.

La norma del Ministerio de Salud generó mucha molestia en el sector privado. Un sanatorio de primer nivel reconoció que, previendo los potenciales efectos de la pandemia sobre sus afiliados, había reunido el dinero y pagado el anticipo para hacerse de varios equipos, que ahora no obtendrá, según su interpretación.

La polémica por los respiradores había comenzado ayer a nivel político. “La Nación tomó la decisión de centralizar todos los insumos del país. Nosotros teníamos comprados 100 respiradores. Pero ahora ninguna empresa está autorizada a entregarnos nada sin pasar por la Nación”, dijo Rodolfo Suárez, el gobernador de Mendoza, en declaraciones a radio Nihuil.

Ya algunos días atrás, y ante el temor de que los respiradores disponibles en la Argentina no fueran suficientes para atender el avance del coronavirus en el país, el Gobierno decidió pedirle ayuda a China, donde el virus está en retroceso.

Con ese objetivo el presidente Alberto Fernández firmó una carta dirigida al presidente chino, Xi Jinping, en la que le solicitó 1500 respiradores. En el Gobierno también confían en que China pueda enviar reactivos para las pruebas, pero advierten que lo más urgente son hoy los respiradores.

En su artículo 6, la norma a la que hace referencia la nota de González García sostiene: “El Ministerio de Salud, conjuntamente con el Ministerio de Desarrollo Productivo, podrán fijar precios máximos para el alcohol en gel, los barbijos, u otros insumos críticos, definidos como tales. Asimismo, podrán adoptar las medidas necesarias para prevenir su desabastecimiento”.

La empresa cordobesa fue fundada en 1966 por un médico experto en cirugías de tórax e intensivista. Había llegado de Estados Unidos y empezó a desarrollar respiradores algo más complejos que los que existían en el país. Hoy trabaja la tercera generación familiar: cuenta con una planta en Córdoba y otra en Atlanta, Estados Unidos, que abrió para llegar a nuevos mercados.

×