Conecta con nosotros

Sociedad

CRECEN las SOSPECHAS en torno a la MUERTE de NIÑOS WICHIS en el norte de SALTA

En los últimos diez días se dieron al menos dos fallecimientos sospechosos, los mismos tuvieron poca repercusión a pesar de la gravedad de los casos.

Publicado

el

Mediante un video distribuido por redes y celulares, el Dr. Rodolfo Franco, profesional médico que se desempeña en el Centro de Salud de Misión Chaqueña, en el Chaco Salteño, se conoció el deceso de un niño Wichí. El mismo habría fallecido en la localidad de Tartagal y era proveniente de un paraje cercano a Mosconi.

Durante el mismo video, el Dr. Franco realiza un recuento de las muertes de niños originarios acaecidas durante la gestión de Gustavo Sáenz, contando un total de 19 muertes por desnutrición, malnutrición o causas relacionadas con estos cuadros. Además, también explica la problemática del agua, y deja en claro que desde el gobierno provincial no se hizo nada para solucionar esto. Lo poco obrado hasta el momento corre bajo responsabilidad del gobierno nacional y el Ejército Argentino.

Según el Dr. Rodolfo Franco “el gobierno provincial es el responsable de las muertes de los niños Wichis, por desnutrición y deshidratación” y continúa: “Así que insto al gobernador Sáenz a tomar las medidas necesarias para que esto no ocurra, de lo contrario veremos la forma de hacer una denuncia penal en su contra”.

Las duras declaraciones del médico que atiende en la “misión Chaqueña”

Franco, sin muchos prolegómenos, da un aviso al gobierno provincial y enciende la luz roja: los casos de fallecimientos de niños Wichis se van a incrementar si no se hace algo respecto de la sequía brutal que vive la zona, sumado esto a las altas temperaturas que ya están azotando el Chaco Salteño.

Además, y en relación a esto, durante el transcurso de la semana se conoció otro fallecimiento. En este caso, el de una niña de ocho años. Según se pudo reconstruir, la nena fue derivada hace tres semanas a Tartagal, y ante el empeoramiento del cuadro llegó a Salta Capital donde finalmente falleció.

La niña, de 8 años de edad, provenía del paraje Vertientes de la costa, cito en Santa Victoria Este, uno de los municipios del departamento Rivadavia.

Según se conoció, la niña había presentado un cuadro convulsivo y padecía además un cuadro de desnutrición crónica.

El gerente del Hospital de ese municipio, Ariel Sosa, afirmó que la nena de la comunidad wichi de Vertientes (cerca del río Pilcomayo), ya había nacido con un problema genético que generaba un síndrome convulsivo.

“La vieron varias veces los médicos y precisaba ser derivada para que la atienda un neurólogo pediátrico”, afirmó el responsable hospitalario. Es que la única forma de acceder a los médicos de especialidades críticas como estas es yendo a un hospital de mayor complejidad, o que los galenos se dirijan a estos lugares más inhóspitos.

Sosa afirmó que había un registro que llevaba la madre de la niña y “últimamente el cuadro se agravó y se la derivó a Tartagal”, más precisamente al Hospital Juan Domingo Perón, ubicado en la ciudad cabecera del departamento San Martín.

“Ella tenía un problema porque estaba postrada en la cama a raíz del síndrome genético, dado que ella desde chica estaba con ese cuadro”, de síndrome convulsivo, dijo Sosa al medio Salta12. Cuando se vio un agravamiento de su enfermedad es que se decidió hacer la derivación dado que el tratamiento que se venía realizando era insuficiente.

Sin embargo, no fueron pocas las fuentes que sostuvieron que la última visita médica a la niña fue en junio. Situación grave, ya que la criatura, a pesar de padecer varios cuadros, no habría tenido el control sanitario correspondiente, lo que agravó el cuadro que finalizó con su muerte.

Al ser consultado por el bajo peso de la niña, el médico dijo que la nena estaba postrada en una cama y los problemas propios de deglución a raíz de la patología le habían generado bajo peso. Pero “ella venía bien y luego empezó a desmejorar”, sostuvo Sosa, no sin antes levantar sospechas.

Las situaciones se están multiplicando y crece el temor en el norte provincial por lo que pueda llegar a suceder a raíz del incremento de las temperaturas y la brava sequía que azota la zona. Además, y lo que es más preocupante aun, desde el ministerio de salud y el gobierno de Salta el silencio sobre esta problemática es notorio. Hay un total hermetismo respecto las internaciones infantiles en todos los nosocomios de la zona.

×