Conecta con nosotros

Medioambiente

DESMONTES: El gobierno pretende aprobar en un mes más de lo que se desmontó todo el año pasado

Solamente la semana pasada hubo dos audiencias públicas para el pedido de desmontes de casi 1.800 hectáreas en Güemes y otras casi 14.000 en Metán.

Publicado

el

En temática ambiental, Salta es reconocida por ser una de las provincias que más deforestan. Desde hace varios años que nuestros gobernantes dan vía libre a los pedidos de cambio de uso de suelo para desmontar nuestros bosques nativos en nombre del progreso. Paradójicamente, se arrasa con bosques nativos en zonas donde se encuentran los índices más altos de pobreza.

El actual gobierno no parece diferir mucho de sus antecesores, es que Salta desmontó el año pasado 20.962 hectáreas de bosques nativos y pretende autorizar la deforestación de más de 28.000 en tan solo un mes.

Desde la organización ambientalista Greenpeace dieron a conocer la cifra total de hectáreas de bosques perdidos el año pasado. Salta se encuentra tercera en la lista de provincias que más deforestaron con 20.962 hectáreas, un dato no menor es que estos desmontes se produjeron en un año que estuvo atravesado por una pandemia mundial y restricciones, superando la cifra del año anterior.

Gráfica con los lugares donde se produjeron los desmontes. Imagen: Greenpeace

Sobre las audiencias públicas que se realizaron estos últimos días, Hernán Giardini, Coordinador de la Campaña de Bosques de Greenpeace, dijo que “Es muy preocupante que el gobierno de Salta en apenas un mes esté por aprobar desmontes por más de 28 mil hectáreas, una superficie superior a todo lo que se desmontó el año pasado en esa provincia”.

El reporte de Greenpeace, realizado mediante la comparación de imágenes satelitales, revela que la pérdida de bosques nativos el norte de Argentina fue de 114.716 hectáreas durante el año pasado (Santiago del Estero 32.776 hectáreas, Jujuy 30.071 hectáreas, Salta 20.962 hectáreas, Formosa 17.779 hectáreas, y Chaco 13.128 hectáreas). 

Comparativa de una zona desmontada durante 2020. Imagen Greenpeace

“Estamos ante una emergencia sanitaria, climática y de biodiversidad. Más deforestación significa más cambio climático, más inundaciones, más desalojos de comunidades campesinas e indígenas, más desaparición de especies en peligro de extinción y más enfermedades”, expresó Giardini.

Cerca del 80% de los desmontes se concentran en el norte del país. Las principales causas de la pérdida de bosques nativos son el avance de la frontera agropecuaria (para ganadería y soja transgénica) y los incendios forestales, como los que sufrió la provincia de Jujuy el año pasado.

“Resulta evidente que las multas no son suficientes para desalentar desmontes e incendios forestales; y los responsables rara vez son obligados a reforestar. En muchos casos es clara la complicidad de funcionarios. Frente a esta grave situación, necesitamos que en forma urgente se prohíban y penalicen los desmontes y los incendios forestales”, afirmó Giardini.

×