Conecta con nosotros

Política

INDIGNANTE: El año PERDIDO y las cartillas de EDUCACIÓN sin repartir y TIRADAS

Desde el Ministerio de Educación solo hubo excusas respecto de la inactividad educacional. El material de estudio abandonado y arruinándose.

Publicado

el

2020 fue un año para el olvido, la vida quedó en el congelador, en el freezer. El ministerio de educación jamás encontró un rumbo claro. Sin planificación y a la espera de que las soluciones llegues siempre desde Buenos Aires, Cánepa no estuvo a la altura. En un video enviado a nuestra redacción, se aprecia el material escolar para este año, abandonado, desperdiciado en el piso de las dependencias del ministerio de Salud. Los grande perjudicados: Los niños.

El video llegó a nuestra redacción junto con un mensaje: “Esto es increíble e indignante”. Y la verdad es que cuando se piensa sobre los daños que esta pandemia nos dejó, pocas personas piensan en los niños. Pero “ellos son el futuro”, como dicen los políticos en campaña. Sin embargo, sin planificación y con toda la sociedad atada al milagro de la llegada de una vacuna que aún tiene fecha incierta, los niños cuyos padres no pueden enviar a sus hijos a una escuela privada, fueron los grandes perjudicados.

Más allá de las excepciones, que no son muchas, los docentes de las escuelas públicas no fueron orientados, ni preparados para lidiar con esto. Las decisiones tenían que bajar desde el ministerio de Educación de la provincia. No solo no sucedió, sino que lo poco hecho chocó contra un problema severo: la pobreza y falta de recursos. Ante esto, que redunda en la imposibilidad de imprimir tareas a diario, carecer de acceso a internet o de tecnología adecuada, los niños perdieron un año.

El indignante video, enviado por un lector
Indignación

Teniendo el material para que los niños trabajen en sus casas, y con una mínima guía de sus docentes, los recursos se pudren en las oficinas de calle San Luis al 52.

Fue un docente quien presenció el abandono en el que se encuentra una gran cantidad de material educativo que no fue repartido, ni aprovechado por la provincia y que habría sido de mucha ayuda para mitigar la crisis educacional en la que cayó la provincia, a falta de un plan, durante la pandemia.

“Hola buenas tardes, me gustaría compartirles algo que realmente me género mucha bronca, así que lo filme”, dice el mensaje enviado a nuestra redacción, y prosigue: “Miles y miles de cartillas educativas sin entregar ni a los colegios ni a los chicos que perdieron la escolaridad por la pandemia”. El mensaje es acompañado por una foto y un video, con el citado material publicado junto a esta nota.

Las cartillas de Educación de Ciclo Básico, apiladas, arruinándose y sin repartir, son el claro ejemplo de la falta de interés y planificación. Un claro ejemplo de que la intención no es mejorar la situación de quienes serán el futuro de esta provincia y de este país. El abandono de este material se verá reflejado en problemas severos para la sociedad, delincuencia, falta de oportunidades y pobreza. La falta de preparación producto de este año, y la falta de certezas sobre lo que viene en el 2021, son una clara muestra de un equipo que no juega, o juega mal.

La soberbia, inexperiencia y falta de decisiones y acción será el cemento que cimiente un futuro incierto respecto de nuestro recurso más preciado, la niñez.

Poco se hizo y mucho se desperdició. La única vacuna contra la pobreza es la educación, y yace abandonada y pudriéndose en los pasillos de las oficinas técnicas del Ministerio de Educación de la Provincia. Alguien tendrá que hacerse responsable algún día, sin andar poniendo excusas ni culpando a fantasmas que no existen, sin jugarla de pobrecitos.

×