Conecta con nosotros

Food & Drink's

¡LAS MÁS RICAS! Día de la Empanada Salteña

Cada 4 de abril se homenajea a una de las tantas recetas que Salta exportó al país y el mundo, las empanadas, considerada por muchos la mejor del planeta.

Publicado

el

En la Argentina, la disputa por la mejor empanada nunca termina: varias provincias tienen receta propia y, cada una de ellas, miles de fanáticos. Con o sin papa, frita o al horno, quemadita o no, con picante o sin. Pero como toda competencia, tiene una ganadora y muchos lo tienen decidido, su elegida es la empanada salteña.

Ya sea porque es la de su tierra natal, la que aprendieron a comer y preparar en su infnacia, o porque es la que los enamoró en un viaje hacia nuestra provincia. Chiquita, apretada, jugosa, con papa, en horno de barro o frita y acompañada con ají, si está bien hecha invita a comer media docena de una sentada (más también). Según dicen sus creadores, si la empanada es de humita, no es salteña. Como mucho, una de queso puede andar; pero la reina absoluta es la de carne.

Tan rica, tradicional y emblemática es la empanada salteña, que tiene su propia efeméride: cada 4 de abril se celebra su día, sobre todo en su provincia de origen. Allí, en 2003 el cocinero Roberto Argentino “Topeto” Díaz fue el impulsor de agregar la fecha al calendario oficial, que terminó por establecerse en la ordenanza 7.117 del Concejo Deliberante de la Ciudad de Salta. ¿El motivo? Un evento histórico memorable: el 4 de abril de 1820, el gobernador Martín Miguel de Güemes destinó la suma de 29 pesos y 6 reales para la compra de empanadas con las que recibir a las tropas argentinas que entraban en la ciudad, provenientes de Tucumán. 

×