Conecta con nosotros

Sociedad

Madres contra el PACO: “Tener un HIJO con ADICCIONES es estar MUERTA en VIDA”

Así lo expresó Susana González, quien es una de las fundadoras de Madre del Paco, en diálogo con Agenda/Salta.

Publicado

el

La problemática de las adicciones claramente no está en agenda de un gobierno que prefiere hacer la vista gorda y mirar para otro lado. La pobreza, la falta de inversión en educación y sobre todo la falta de compromiso por parte del Estado, son el producto de las adicciones en temprana edad.

Agenda/Salta se comunicó con Susana González, quien es una de las promovedoras de la lucha contra las adicciones y al respecto de este tema expresó: “En este último tiempo creció muchísimo el promedio de edades -desde cuando comienzan a consumir-, ahora el promedio es de 9 años”. Es una cifra muy delicada de la que estamos hablando y claramente un tema que para el Estado no es importante, porque nada se está haciendo para poder contrarrestar esas tasas.

Según Susana González, una de las zonas más afectadas es la zona sudeste de nuestra capital y en este sentido manifestó: “Si uno camina los barrios, los invito una noche a empezar por la Felipe Varela, ahí van a ver que es como la peatonal florida a plena tarde. Muchísima actividad. Y si vamos a los barrios como Solidaridad van a ver chicos en las esquinas consumiendo o armando porros para otras personas. En el Palenque, que es un barrio muy chiquito, se ve a los chicos de 13 o 14 años consumiendo bebidas alcohólicas y pasta base”.

Muchos desconocen lo que es tener un hijo o familiar cercano con adicciones y al consultar que significa convivir con esto, Susana González respondió: “Tener un hijo con adicciones es estar muerta en vida. Intenté sacar a mi hijo de las adicciones desde el 2009, hasta el 2019. Fui hasta Chaco, Buenos Aires, estuve en Salta en la fundación Betania, estuve en la fundación Millenium, estuve en REMAR, que es algo que no le deseo a nadie, porque lucran con la necesidad de los chicos. Ahí los sacan a vender y los ponen al peligro del consumo diario que hay en la calle y a esto lo digo por experiencia propia. A los chicos hay que darles un trabajo genuino, para que tengan su mente esté ocupada y no piense que tiene que ir a drogarse”.

A pesar de llevar más de 10 años en esta lucha, para Susana González, en la sociedad, nada cambió. “No cambió absolutamente nada. Hay una desidia por parte del Estado y la gente también lo estigmatiza. El adicto, va a ser siempre el adicto y por más que quiera salir de donde él trata de salir, la desidia del Estado no le permite salir al no darle ninguna participación”, señaló al respecto.

Es claramente preocupante la situación, porque muchas de las personas con adicciones terminan recurriendo al suicidio al no conseguir. Al respecto Susana González recordó: “Yo vivía en San Ignacio y cuando me enteré que mi hijo consumía, llamé a los padres de un amigo de mi hijo que tenía su misma edad, que también consumía. A ese chico nadie lo escuchó y nadie hizo nada por él. Se terminó ahorcando. Es tanta la necesidad que tienen ellos que los escuchen o les den una mano, pero acá no hay nadie que te escuche. En la tele vas a escuchar que se mató un delincuente, pero nunca vas a escuchar que se ahorcó un chico con problema de adicción”.

Al consultarle si cree que es más fácil para el Gobierno hacer la vista gorda, Susana González respondió: “Quizás la policía otra vez me siga, porque siempre me gusta decir las cosas de frente. La droga mueve la política y cuando esto pasa, no se hace nada. Cuando nosotros dijimos que había narcos policías, nos dijeron locas. El hijo de un Jefe de policía que era Giménez estuvo metido en el narcotráfico. (…) El gobierno siempre mira para un costado, solo le importa quién gana y quien no gana las elecciones. Son siempre las mismas caritas repetidas que usan el lema de los chicos con adicciones y nunca se preocuparon por hacer nada”.

A pesar de remar contra la corriente, Susana González reconoció que tantos años de lucha con sus hijos pudieron dar sus frutos, pero todavía la sigue peleando. Al respecto expresó: “Yo tenía dos hijos metidos en la droga. Uno se casó, tiene su familia y la lucha día a día. Hace 13 años que no consume; pero el más chico sigue consumiendo de vez en cuando, porque le puse límites”.

Por este motivo, González instó a todas las madres que estén en su misma condición a no bajar los brazos. “Le digo a los padres que tienen un hijo con problemas de adicciones no bajen los brazos. Aunque estemos muertos en vida, sigamos tratando de sacarlos adelantes, porque son nuestros hijos y no se merecen lo que les está pasado; y a la gente les pido que no nos estigmaticen, porque nosotros salimos a trabajar para llevar el pan a la casa”, sentenció.

×

Powered by WhatsApp Chat

×