Conecta con nosotros

Policiales

[MALA MACHA] Médico salteño fue golpeado por un borracho

El borracho estaba inconsciente luego de recibir una golpiza y al despertarse con el médico encima reaccionó golpeando al profesional.

Publicado

el

Un ebrio le asestó un tremendo golpe de puño cuando el profesional se aprestaba a atenderlo, estando de guardia en el hospital Santa Teresa de El Tala.

El suceso, que generó un gran revuelo en la comunidad, ocurrió el sábado alrededor de las diez de la noche en El Tala, cuando el profesional se encontraba en su lugar de trabajo cumpliendo su guardia.

En torno a la agresión, el gerente señaló a El Tribuno: “Es tiempo de cambiar un poco como sociedad; necesitamos que disminuyan las adicciones, el alcoholismo, pero nada justifica que personal de salud sea lastimado. Agradezco que me pasó a mí y no a una enfermera, si no le iba a destrozar la cara al agresor”.

Recordó que el hombre “llegó en un auto como paciente, se encontraba desmayado y lastimado, según parece había estado previamente peleando en una casa. Entonces me acerqué al auto con los guantes para sacarlo de ahí y de pronto se paró y me dio una trompada en la nariz, me caí y me quedé agarrando mi cara en cuclillas porque me salía mucha sangre”.

“Afortunadamente intervino el chofer que lo traía, porque me quería patear la cabeza, lo agarró otra gente y luego vino la policía”, relató Cajal.

Mientras tanto, el doctor realizó las denuncias correspondientes y se comunicó con el fiscal de Rosario de la Frontera, el doctor López Ibarra.

En cuanto al personal que estaba presente al momento de la inesperada agresión, el gerente señaló: “Obviamente que nadie reaccionó, porque nuestra idea es tratar de calmar cualquier situación, pero sobre todo, estamos para curar”.

Aclaró además que “en otros medios se difundió que el agresor me dio varias piñas, pero en realidad fue una sola trompada, pero lastimó mucho y todavía no sé si me quebraron el tabique nasal”.

Además, el doctor hizo hincapié en el trabajo que se realiza en la localidad sureña de El Tala para contrarrestar el flagelo de las adicciones como el alcohol en la juventud.

“El equipo de salud está en estos momentos abocado en la salud mental de nuestros pacientes y no es ánimo del hospital ni desde mi parte de la gerencia el querer producir daño a alguien”.

Respecto a la denuncia realizada, señaló que “tuve que hacerla porque es lo que corresponde, no por dañar ni perjudicar a nadie”.

Cabe señalar que luego de la trompada, el agresor fue derivado al hospital de Rosario de la Frontera.

Cajal explicó que “el joven llegó con heridas en su brazo, y obviamente no me encontraba en condiciones de atenderlo, de suturarlo ni de nada porque mi nariz no dejaba de sangrar. Le dije a las enfermeras que lo vendaran, luego hablé a Rosario, pedí la derivación y una vez allí lo asistieron”. Luego de ser atendido en el nosocomio rosarino, el joven de diecinueve años quedó detenido.

×