Conecta con nosotros

El Derrape

Mucho Carnaval, pero una gestión cultural dudosa

No de nuevo decía… pero si. Y delante de todos. Sansone no termina de asumir responsabilidades y esta vez el desafío es abierto.

Publicado

el

La falta de conciencia que tiene Sabrina Sansone sobre el cargo que ocupa, a esta altura es preocupante. Luego de un año de muchas críticas a su gestión desde el sector que dice representar, la Secretaria de Cultura continúa cometiendo errores.

Este fin de semana publicó imágenes en sus cuentas de redes sociales -luego borradas- desde la Quebrada de Humahuaca festejando el Carnaval jujeño. Muchos pueden cuestionar su elección por otra provincia para pasar unos días de descanso, pero lo más cuestionable es la falta de cuidados sanitarios.

Las imágenes de los festejos en Jujuy fueron noticia en todo el país. En un clima sanitario de tensión, donde se combina la actividad económica (turismo) y la salud, una innecesaria exposición y falta de ejemplo de una funcionaria pública es repudiable.

Sabrina Sansone es una de las personas del Ejecutivo provincial que más recelo despierta. Sus compañeros de Gabinete critican su falta de compromiso con la gestión; un importante sector de los trabajadores de la cultura, pasó un año denunciando falta de respuestas y de diálogo.

Entendiendo “el aguante”

A esta altura del partido muchos se preguntan porqué Sansone aun forma parte del gobierno provincial, la respuesta es simple: su padre. El actual diputado y empresario salteño, Daniel Sansone, supo hacerse de los favores del gobernador Gustavo Sáenz. De hecho, su llegada a la Cámara de Diputados se da gracias al paso de Matías Cánepa -diputado electo- a ocupar un lugar dentro del gabinete del gobernador, más precisamente en la cartera de Educación.

Daniel Sansone, en tanto, sin sumar votos y como segundo de Cánepa, pudo llegar a ocupar el cargo que actualmente ostenta, esto es, de diputado provincial por la capital salteña. Sin esta maniobra su llegada a la Cámara baja habría sido un imposible ya que no cuenta con apoyo popular, a pesar de ser el titular de un portal informativo desde el que suele operar a su favor pero sin mover el amperímetro, carece de llegada.

El soporte oficial de Sabrina Sansone, así, tiene que ver más con promesas y arreglos de campaña, aportes y acompañamiento en la Cámara de Diputados. El juego político mismo y sin anestesia. No hay preparación profesional, dominio de la gestión cultural o ideas renovadoras respecto de la gestión que se lleva adelante desde Cultura. Sabrina Sansone es en sí una devolución de favores. Y nos está costando cara.

×