Conecta con nosotros

Nacionales

Peluquera ASESINADA a balazos por su exsuegro

Culpaba a la mujer de la muerte de su hijo, quien se suicidó estrellándose con su moto contra un muro. La víctima no le permitía ver a su pequeño hijo.

Publicado

el

Un inexplicable y horroroso crimen cometió un hombre mayor en un local de peluquería, donde ultimó a su exnuera, Rocío Macarena Quesada, tras culparla de la muerte de su hijo, expareja de la estilista.

Era una joven de 28 años que atendía una peluquería ubicada en calle Atilio Santillán 48, de la ciudad Bella Vista. El hombre asesinó de varios disparos a la exmujer de su hijo y madre de sus nietos, y luego se quitó la vida, con la misma arma.

Una clienta debió huir hacia el fondo de la propiedad para no ser alcanzada por la balacera que desplegó el criminal. En lo que resultó ser el terrible desenlace de una historia de desavenencias maritales, separación, alcohol y muerte que sacudió a Bella Vista, localidad tucumana.

Para la justicia “es un hecho aberrante que judicialmente está resuelto, en razón de que se extingue la acción penal por la muerte del autor del mismo”, tal lo consideró Carlos Berarducci, de la Unidad Fiscal de Homicidios I, que interviene en la ocasión, a cargo, en feria, del fiscal Pedro Gallo.

De acuerdo a las primeras averiguaciones llevadas adelante, para conocer el motivo que podría haber provocado la decisión asumida por Rojas, se conoció que Quesada había mantenido una relación amorosa con el hijo de su matador.

Tras un conflicto de la pareja ocurrido tiempo atrás, el joven, que no podía ver a su hija porque la mujer lo impedía, con el paso del tiempo cayó en depresión. En esas condiciones se habría alcoholizado y manejando su motocicleta a toda velocidad y la estrelló de frente contra un paredón, falleciendo en el lugar.

La familia responsabilizó a Quesada por el trágico final del muchacho.

El crimen se produjo a las 20 horas del sábado 23.

La peluquera Rocío Macarena Quesada estaba atendiendo su local.

Las clientas solo podían entrar con turnos previos, así que Rojas estuvo haciendo tiempo en la puerta del negocio, hasta que ingresó una clienta.

Por detrás de ella lo hizo el hombre que se presentó ante Quesada portando una pistola Bersa 22.

El hombre prácticamente ejecutó a su exnuera.

Disparó el arma, y el proyectil impactó en la cabeza de la muchacha, quien quedó unos minutos aún con vida.

Poco después fue trasladada de urgencia la hospital de Bella Vista, donde ingresó sin signos vitales.

La clienta que había entrado a la peluquería antes que Rojas, debió escapar hacia el fondo para evitar ser atacada por el hombre fuera de sí.

Tras el crimen de su exnuera, el agresor, en la soledad del local comercial, se suicidó sin salir de la peluquería con la misma arma dirigiéndola hacia su cabeza.

×