Conecta con nosotros

Política

RECAUDATE ALGUITO GUSTAVO: Ni trabajo COMUNITARIO ni PREVENCIÓN, es mejor hacer CAJA

El COE anunció que las sanciones por reuniones sociales ilegales o multitudinarias llegarían hasta los $135 mil.

Publicado

el

Ni concientización, ni trabajo comunitario, ni prevención. Gustavo Sáenz vio la oportunidad y, ni lerdo ni perezoso, aprovechó el libre albedrío que se vive en la provincia -aprovechando los “pocos” casos registrados de coronavirus- para darle una directiva a sus funcionarios que, además de intentar controlar la expansión del virus nuevamente en nuestra Salta, funcionará para engrosar la billetera.

Y claro, el 2021 es un año electoral y a falta de un candidato que pueda sumarle votos al gobernador para tener más representantes en la provincia o alguno más alineado a él en la Cámara de Diputados de la Nación, no vendrían mal un par de billetes para esas estrategias “cochinas” de las campañas. Ya saben, la dádiva, los afiches, los spots en medios, las publicidades millonarias en redes sociales.

Por este motivo, el Comité Operativo de Emergencias (COE) advirtió que “a pesar del llamado del Gobierno de la Provincia a mantener los cuidados frente a la pandemia de la COVID-19, en Salta se siguen realizando fiestas multitudinarias, en las cuales no se mantienen las medias de bioseguridad y se pone en riesgo la salud de toda la población”.

El anuncio, en sintonía con el modo “te reto un poco y te hago culpable de lo que no hago” que suele utilizar el gobernador salteño, apunta a la falta de conciencia de quienes organizan reuniones privadas que exceden lo permitido por el decreto de DISPO. Sin embargo, las modalidades de penalización mediante trabajo comunitario o social, o la prevención mediante cursos de concientización, no fueron tenidos en cuenta. Como siempre la idea es hacer caja, facturar.

Gustavo Sáenz, y seguramente su administrador Nicolás Demitrópulos, vieron en la irresponsabilidad de algunos salteños la oportunidad de juntar billetes en este año electivo, y se les debe haber hecho agua la boca.

Es que en el parte oficial del Gobierno aseguraron que las violaciones a la Ley 8206 “mediante la cual se sanciona a aquellas personas que organicen y promuevan la realización de una reunión social o familiar estando prohibidas o cuando estando permitidas se realice en transgresión a las restricciones previstas (hasta 20 personas) con un monto que va desde los $10.125 a $33.750. Mientras para quien participe de una reunión social o familiar en transgresión a la normativa vigente, la multa será desde los $2700 a los $27 mil.”

Pero el punto álgido del anuncio fue destinado a los establecimientos donde se realicen las “clandes”. Allí, la multa podría llegar hasta los 135 MIL PESOS. “sanción a los establecimientos que incumplan las medidas de prevención para las actividades económicas, deportivas, sociales, religiosas, culturales y artísticas. Es este caso, en el desarrollo de actividades no autorizadas o que incumplan el límite de horario y días habilitados, la cifra de sanción irá desde los $13.500 hasta los $135 mil.”

Juan José Esteban, ministro de Salud de la Provincia, expresó la decisión del COE e informó que junto al Ministerio de Seguridad trabajan a este fin: “Hay un compromiso fuerte y formal del ministro Pulleiro, quien está trabajando muy bien con las fuerzas de seguridad; se están realizando los controles pertinentes, tenemos que aplicar las multas para que la sociedad comprenda la gravedad de las reuniones que excedan la capacidad permitida”, aseguró Esteban.

Sin embargo, la falta de controles en el centro de la capital salteña, y sobre todo las grandes aglomeraciones de personas registradas durante las fiestas no recibió ningún tipo de organización o reglamentación que regule el ingreso de personas al macro centro de la ciudad. La falta de planificación por parte de las autoridades fue notoria en este aspecto. Pero es más sencillo culpar a la gente.

La CAJA

Uno de los métodos favoritos a la hora de recaudar recae en el sistema de multas. Apañados por “lo correcto”, cada funcionario de turno lo utilizó con el fin de engordar las arcas estatales. En este caso puntual, en el que podrían utilizarse castigos ejemplares, como el trabajo comunitario, se recurre a la recaudación, que para el caso de las fiestas clandestinas: “Su realización podrá ser multada por cifras que van desde los $2700 hasta los $135 mil pesos argentinos”.

Por las dudas, y para que quede claro, las fiestas clandestinas y multitudinarias son algo que no debería practicarse, lo dicta no solo el decreto de Distanciamiento Social, sino también el sentido común. Desde este medio convocamos a todos a cumplir las medidas sanitarias determinadas por los profesionales del COE. Y también entendemos que, muchas veces, la única forma de que la gente adopte estas nuevas medidas, están relacionadas al bolsillo. Sáenz lo sabe, por eso vuelven las multas a las clandestinas; aunque el fin más que cuidar, sea recaudar para las elecciones.

×