Conecta con nosotros

Política

Total rechazo POLICIAL al petitorio de Orozco y Pedroza

La reunión se llevó a cabo en el transcurso de esta mañana y no contaba con el apoyo de las bases policiales, quienes rechazan a los representantes autoconvocados.

Publicado

el

Es la segunda vez en el mes que el polémico abogado Santiago Pedroza es rechazado por quienes dice representar. Por otro lado, el ex policía y actual diputado, Gustavo Orozco, concurrió a la reunión por pedido del gobernador Gustavo Sáenz, provocando así un mayor malestar en el cuerpo policial, ya que desde la institución se lo rechaza enfaticamente.

Hace 10 días, este cronista conversaba con la familia Paz, quienes en ese momento lloraban a Alejandro, quien falleció sin recibir atención médica acorde. La muerte de Alejandro fue quizás la tragedia que provocara la eyección de una ministra que fue protegida a capa y espada por el gobernador Gustavo Sáenz, la Dra. Josefina Medrano.

Al momento de conversar con la familia Paz, la entrevista tuvo un solo punto de interés: negar la representación que el abogado Santiago Pedroza había anunciado con bombos y platillos en cuanto medio le atendió el teléfono. No solo reinaba la desconfianza por parte de los familiares de Alejandro, quienes ya contaban con el apoyo de varios abogados que conocían previamente, y guardaban mucho cariño por él.

Agenda/Salta publicó una nota sobre los tiempos en que Pedroza asesoraba a Sáenz en la época en que este último ejercía la intendencia de Salta. Además, el abogado brindó su abierto apoyo al actual gobernador en su carrera política. Esto enfureció a la familia Paz, y el rechazo público provocó el retroceso del mismo con su maniobra.

La misma lectura hacen desde las bases de la Policía de Salta. Rechazan la representación del letrado por la cercanía que mantiene con Sáenz, no confían en él. Ya aprendieron que es la repetida y desgastada estrategia del núcleo de poder del Grand Bourg. Pasó con los docentes a principio de año, por caso: llamar a una mesa de negociación en donde los representantes de la contraparte juegan un rol simulado, y en donde se termina firmando un acuerdo que suma más pérdidas que ganancias.

Por su lado, Orozco no solo es resistido, sino también repudiado e insultado por sus ex colegas. Basta solamente con ingresar a las redes sociales y leer los comentarios en donde se lo nombra para entender el rechazo que genera en la fuerza policial. Y esto no solo tiene que ver con la cantidad de denuncias que acarrea el mismo, entre los delitos que se le imputan hay una denuncia por violencia de género. Esto es muy importante: los tiempos cambiaron y las fuerzas policiales ahora son mixtas, y aunque denuncien que la jefa Morales no hizo gala de empatía alguna, entre los mandos bajos esta es una regla. No se tolera el abuso ni la violencia de género, como debe ser.

Además, Orozco repite el mismo patrón de Pedroza, ambos son afines al saencismo. No hay forma de que lleven una negociación adelante y cuenten con el apoyo de la fuerza. Las bases rechazan de plano la negociación y la situación empeora, se pasó de Guatemala a Guatepeor, según sus propios dichos.

Así, en el momento menos oportuno, y con una pandemia que no perdona errores, desde Casa de Gobierno se vuelve a repetir el mismo error que con Salud. La reunión de hoy no fue bien recibida, de hecho, la misma es rechazada. El malestar creció entre las bases de la Policía de la Provincia y ya comienza a escucharse por lo bajo el llamado a protestas, el acuartelamiento. Una situación que nadie desea ni quiere, pero que no deja de ser una posibilidad.

Como dice una nota que escribíamos ayer, el malestar del policía de a pie con el ministro Juan Manuel Pulleiro y la jefa de Policía Norma Morales, es importante. Además, las muertes de policías muy queridos dentro de la fuerza, sumado a la situación previsional y los magros sueldos que perciben quienes entregan su vida al servicio de la comunidad, requieren de cirugía mayor. Es necesario un cambio de rumbo respecto del trato que el poder le brinda a la Policía de la Provincia.

Uno de los pedidos que se hacen es el de mayor empatía. Se ruega solidaridad y un trato humano. Un sueldo digno. Mejores condiciones de retiro. Contención durante la pandemia. Nada fuera de lo normal. Pero, además, y muy importante, piden transparencia en las negociaciones, o sea, todo lo que esta mañana no se brindó. Las Bases Policiales piden que se los trate bien y no se los engañe, tanto no cuesta.

×