Conecta con nosotros

Internacionales

¿VIAJA EN LA COCA? El Chapare: Un virus letal similar al Ébola que alarma a Bolivia

Se contagia de humano a humano y el año pasado mató a tres personas de cinco infectadas ¿Por qué se lo asocia a la enfermedad Áfricana?

Publicado

el

En paralelo a la pandemia de Covid-19, el Chapare mammarenavirus encendió alarma en Bolivia. No es un fenómeno nuevo: en 2004 se registró el primer caso, pero en 2019 causó cinco enfermos y tres fallecidos (dos de ellos, integrantes del equipo médico que atendió a los pacientes).

El arenavirus Chapare volvió a la agenda debido a que un equipo de investigadores de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (el CDC estadounidense) publicó datos muy interesantes sobre esta desconocida enfermedad que llama la atención, teniendo como antecedente al Ébola en África.

Los expertos ya sabían que el Chapare se transmite por el contacto con la orina o excrementos de ratas. Sin embargo, se investigó un pequeño brote ocasionado en el 2019 en el país vecino, cuando se registraron cinco infecciones y tres fallecimientos, reflejando el elevado índice de letalidad.

Los especialistas estudiaron la línea de transmisión: un agricultor de arroz de 65 años posiblemente contrajo la enfermedad al estar en contacto con roedores y, después, contagió a los médicos que lo atendieron. En efecto, los entendidos determinaron que un médico de 25 años que cuidó al paciente se enfermó a los nueve días, y lo mismo le ocurrió al gastroenterólogo que le hizo una endoscopia a su colega infectado. Como resultado, los tres murieron.

Si bien todavía debe avanzar el estudio, también se detectó carga viral en el semen de un sobreviviente 168 días después del contagio, lo que abre la posibilidad de la transmisión sexual.

Para el arenavirus Chapare no hay tratamiento específico, tal como ocurre con el coronavirus, por ejemplo. No obstante, es similar al Ébola en cuanto al cuadro: fiebre, dolor de cabeza, malestar en los abdominales, sarpullido, insuficiencia orgánica y hemorragias, potencialmente mortales.

Si bien hay preocupación debido al extremo cuidado que debe tener el personal de salud, en la actualidad se sabe que los roedores que transmiten el arenavirus son ratas de arroz pigmea, que habitan en Bolivia y otros países vecinos. Como esta clase de virus es vulnerable al calor y a los desinfectantes, por lo que se cree que una propagación global es poco probable.

Sin embargo, no se descarta que el Chapare haya circulado y que los contagios hayan sido diagnosticados de forma errónea como dengue.

×